Manejo y colocación de port-a-caths para quimioterapia

Aquellos pacientes que requieren tratamientos endovenosos crónicos (quimioterapia por procesos cancerosos o neoplásicos, vasodilatadores por enfermedades autoinmunes, distintos tipos de enfermedades hematológicas o infecciosas, o cualquier enfermedad que requiera un acceso venoso prolongado), pueden beneficiarse de un port-a-cath. Se trata de un catéter de pequeño tamaño colocado de forma percutánea habitualmente por vía yugular (o cefálica, subclavia o de cualquier otro tipo de acceso venoso en casos excepcionales), y conectado a un reservorio subcutáneo (parecido a un botón que se coloca bajo la piel). De este modo, cuando se requiere infundir alguna medicación endovenosa, se puede puncionar directamente sobre este reservorio o botón bajo la piel, sin necesidad de pinchar repetidamente las venas de los brazos o manos que de otro modo pueden esclerosarse o lesionarse tras estas punciones repetidas. Se trata de una intervención quirúrgica sencilla, que puede realizarse con anestesia local y sedación, sin necesidad de ingreso hospitalario y pudiéndose utilizar desde el mismo día de su implantación.

Tras su utilización, pasado el tiempo necesario, puede retirarse el dispositivo mediante una intervención sencilla y parecida a la utilizada en la colocación, mediante anestesia local y sin necesidad de ingreso hospitalario.

Detalle de un dispositivo Port-a-cath, y de su colocación

Detalle de un dispositivo Port-a-cath, y de su colocación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>