Trombosis venosa

La trombosis venosa es una enfermedad muy frecuente y con consecuencias potencialmente graves. Se trata de la formación de un coágulo en el interior de una vena. Existen dos tipos de trombosis venosa: la trombosis venosa superficial (o varicoflebitis) y la trombosis venosa profunda.
En el caso de trombosis venosa superficial, el coágulo se forma en una vena superficial (en varices previas, safena interna o externa, u otras venas no profundas). Aparece un cordón indurado sobre la vena superficial, rojo, doloroso, con signos inflamatorios alrededor. Es frecuente en pacientes con varices previas no tratadas. Raramente produce complicaciones graves, aunque son frecuentes las molestias locales (dolor, rubor, calor). Mediante un estudio con eco-döppler, se puede diagnosticar su extensión y constatar si existe además afectación del sistema venoso profundo.

En la trombosis venosa profunda, el coágulo aparece en venas profundas (venas gemelares, poplítea, femoral, ilíaca, cava, subclavia, axilar, humeral, etcétera). Habitualmente se asocia a dolor e inchazón importante de la extremidad, más frecuentemente en la extremidad inferior (pierna), de brusca aparición, dolorosa. En algunos casos se puede asociar a un tromboembolismo venoso, es decir, la mobilización de este trombo desde la extremidad hasta otros territorios venosos, habitualmente el pulmón (TEP: tromboembolismo pulmonar). En estos casos es frecuente la aparición de dificultad al respirar (dísnea) y dolor en el pecho o en el costado. Esta complicación puede tener consecuencias graves, según la afectación del pulmón u otros territorios, y un diagnóstico precoz y tratamiento urgente pueden evitar dichas complicaciones o disminuir sus consecuencias.

Además, la trombosis venosa profunda puede producir una lesión irreversible de las válvulas de esta vena (síndrome postflebítico), produciendo a largo plazo una hinchazón o edema crónico de la extremidad, con la aparición de signos de insuficiencia venosa crónica que

Las trombosis venosa pueden afectar a distintos tipos de pacientes, tanto aquellos con varices (trombosis venosa superficial) como aquellos pacientes de mayor edad, con dificultad a la mobilización o periodos de inmobilización, trombofilias o procesos neoplásicos o cancerosos, entre otros (trombosis venosa profunda).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>